La instalación de barreras es una solución sencilla y fácil de integrar en cualquier espacio. Son económicas y ofrecen óptimos resultados en la regulación del tráfico rodado en calles, parkings y comunidades de vecinos. Un sencillo perfil de aluminio correctamente señalizado con colores llamativos y luces destelleantes en el interior garantizan su visibilidad incluso en la oscuridad.

Existen diferentes medidas, aunque las más utilizadas son las de 4 y 6 metros. La seguridad en el cierre se puede garantizar instalando fotocélulas y detectores de vehículos, que reducen al mínimo la posibilidad de accidentes. La velocidad de apertura y cierre son muy rápidas y permite un gran número de maniobras diarias con un coste de mantenimiento muy reducido.

Del mismo modo, la apertura se puede configurar mediante mandos a distancia, tarjetas de proximidad, apertura desde su móvil y apertura automática por detección de vehículos. En muchos casos la utilización de barreras se emplea para reducir la velocidad y/o el paso a accesos que conducen a playas, por ejemplo, para mayor seguridad de los propietarios y al mismo tiempo disuadir del paso a vehículos no deseados.

Máxima confianza y mejor servicio gracias a Powermatic Descartar