GUARDA TUS ESPALDAS CON UN CONTRATO DE MANTENIMIENTO

contrato de mantenimiento

Nunca nos acordamos de ellos hasta que vemos en un aprieto. Los contratos de mantenimiento constituyen un seguro y en mucho casos un salvavidas en momentos críticos. La conservación y mantenimiento en elementos como puertas automáticas, barreras, etc. son un elemento esencial.Más aún si hablamos de comunidades de vecinos, donde el uso de estos mecanismos es intenso. Un correcto mantenimiento permitirá alargar su vida de manera significativa. En Powermatic ofrecemos diferentes tipo de contratos de mantenimiento: básico, todo riesgo y preventivo.

CONTRATO DE MANTENIMIENTO BÁSICO

Con este tipo de contrato el cliente se asegura a asistencia, sin coste de mano de obra. La incidencia tiene que ser comunicada en día laborable. Constituye el contrato más básico, excluyendo los fines de semana y festivos. Estos días quedarían sin asistencia por parte de nuestros técnicos. El resto de condiciones se asemejan y es común al resto de contratos con los que trabajamos.

CONTRATO DE MANTENIMIENTO TODO RIESGO

Al suscribirse al contrato de mantenimiento a todo riesgo, el cliente acaba de asegurarse una cobertura total. Con una asistencia técnica de 24 horas, nuestro equipo técnico estará activo y alerta los 365 días del año. Asimismo, y de manera bimestral, nuestros profesionales realizarán una revisión de todas las instalaciones adscritas al contrato.

La cobertura incluye tanto las horas que los técnicos necesiten para realizar la reparación, como los materiales utilizados en la misma. Quedarán fuera de cobertura aquellas averías cuyo origen sea: golpes, variaciones de voltaje energético, manipulaciones indebidas, robos, incendios e inundaciones.

CONTRATO DE MANTENIMIENTO PREVENTIVO.

Con este tipo de contrato de mantenimiento, el cliente cuenta con una cobertura 24 horas los 364 días del año. El equipo de profesionales de Powermatic estará siempre disponible ante cualquier incidencia. Puntualizamos, que al igual que el contrato a Todo Riesgo, depende del origen de la avería, ésta estará dentro de la cobertura o no. Aquellas averías ocasionadas por golpes, variaciones de voltaje energético, manipulaciones indebidas, robos, incendios e inundaciones; no estarán cubiertas.

Otra de las diferencias con el contrato a Todo Riesgo radica en que los materiales necesarios para la reparación NO están incluidos. Si bien, las horas necesarias, por parte de los técnicos para su arreglo,sí lo estarán. Por otro lado, contará con una revisión bimestral de todos los elementos suscritos, garantizando su correcto funcionamiento.

Sea cual sea la opción que más se adapte a ti, no dejes de cubrirte las espaldas y gana en tranquilidad. En pleno s.XXI ésto no es fácil.

 

POWERMATIC2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *