PEQUEÑA GUÍA SOBRE CÁMARAS DE VIDEOVIGILANCIA

cámara de videovigilancia

No resulta tan fácil contar con un sistema de videovigilancia adaptado a nuestras necesidades. El sector cuenta con un amplio abanico de posibilidades; así pues, podemos elegir desde una simple cámara de videovigilancia, hasta instalaciones complejas que incluyen domótica.

Vamos a analizar uno de los elementos de los sistemas de videovigilancia con mayor variedad de posibilidades, las cámaras. ¿Qué tipos hay?¿Qué debemos tener en cuenta?… Hoy te lo aclaramos todo.

DELIMITANDO OPCIONES

Nos podemos perder dentro del mar de modelos existentes, por ello, debemos tener bien claro uso que le vamos a dar.

Para poder ir descartando modelos, podemos pensar en el ángulo de visión que necesitaremos. De esta manera, sabremos sí debemos contemplar o no las cámaras de grandes angulares, de 360º, etc.

Si necesitamos algo más sofisticado, en el mercado podemos encontrar cámaras que detectan movimiento, o bien, que responden muy bien ante la visión nocturna.

Tened siempre en cuenta que las cámaras deberán ser configuradas, por lo que contar con unas de fácil configuración evitará tener que contactar con profesionales cualificados para echarlas a andar.

CLASIFICACIONES DE CÁMARAS

A continuación os mostramos una clasificación de las cámaras que os encontrareis.

  • Interiores: las cámaras interiores son las más sencillas y baratas que verás en el mercado.
  • Movimiento o Zoom: estás cámaras son perfectas si lo que pretendes es controlar son grandes extensiones
  • Visión Nocturna: las cámaras de visión nocturna usan un sistema led para mejorar la calidad de imagen. Este tipo de dispositivos son bastantes caros en comparación con el resto.
  • Ocultas: hablamos de cámaras integradas en diferente objetos con la idea de no ser vistas. Utilizadas en investigaciones y seguimientos, pueden sernos de gran utilidad.
  • IP: las cámaras IP son, a día de hoy, las más solicitadas del sector y permiten transmitir las imágenes captadas, una vez comprimidas, por Internet.
  • Antivandálicas: lo que caracteriza a estás cámaras es que cuenta con una carcasa fija y elaborada con un material robusto a prueba de golpes.
  • WIFI/Inalámbricas: adiós a las instalaciones complicadas y a los metros de cableado. Estás cámaras funcionan con baterías, manteniendo su autonomía sin necesidad de suministro eléctrico.
  • Exteriores: son cámaras muy parecidas a las antivandálicas, aunque más que robustez, lo que ofrecen es resistencia a las diferencias climatológicas.

Otra clasificación la podemos establecer en función de su ubicación. En este caso tendríamos:

  • Cube: cámaras aptas para espacios interiores.
  • Caja: cámaras, que al igual que las cube, están diseñadas para el interior.
  • Bullet: cámaras que por su diseño y fabricación, son ideales para ser colocadas en el exterior.
  • Domo: estás cámaras pueden ser instaladas tanto en espacios exteriores como interiores.

RECOMENDACIONES DE COLOCACIÓN

Una vez elegida la cámara que queremos instalar, hay una serie de factores que tenemos que tener en consideración en su colocación:

  • Debemos buscar un lugar donde la cámara sea visible, de esta manera crearemos un efecto disuasorio.
  • Un buen lugar para colocar la cámara son los accesos al domicilio. Debemos tener especial cuidado en que las imágenes no capten propiedades ajenas, que nos hagan incumplir la normativa.
  • La altura ideal ronda los 2.5m de altura, ya que el ángulo creado desde ahí nos ayudará a una perfecta visión y control.

VENTAJAS DE CONTAR CON UNA CÁMARA

La instalación de un sistema de videovigilancia, pese a su coste puede aportarnos grandes ventajas:

  • Desde el punto de vista psicológico, contar con un sistema CCTV nos aporta una tranquilidad añadida al sentirnos más seguros y menos indefensos. Se trata sin duda de un elemento disuasorio clave.
  • Tendremos un control de todo en cada momento. Las cámaras nos van a permitir grabar todo lo que sucede 24/7; una monitorización en toda regla.
  • Contar con un sistema de videovigilancia no implica un gasto importante. El rango de precios es bastante amplio, desde una instalación sencilla y barata hasta las más complejas y caras.
  • Las imágenes captadas por las cámaras ofrece información adicional que puede ser utilizada para aclarar disputas comunitarias. Está comprobada la relación estrecha entre contar con un sistema CCTV y la disminución de las discusiones vecinales.

LA CÁMARA DENTRO DE UN KIT

Es muy probable que, a la hora de adquirir una cámara, nos encontremos con la opción de comprar un kit completo de CCTV. El kit es muy buena opción, ya que nos aporta todo lo necesario para contar con un sistema de videovigilancia y gestionarlo nosotros mismos. Vamos a destacar varios aspectos que debes tener en consideración:

  • El grabador: nos indicará en número de canales, cámaras con las que contará nuestro sistema de videovigilancia.
  • La conectividad: hoy en día, un CCTV WIFI es lo recomendable; la instalación es bastante fácil de realizar y evitamos tener que tirar cables por toda la casa.
  • La calidad de la imagen: lo recomendables es contar con una cámara HD a 1080 px.
  • El disco duro: para el almacenamiento de las imágenes, 1TB es suficiente en instalaciones de 8 cámaras.

Esperamos haber dado algo de luz a tus dudas y contribuido a mejorar tus decisiones.

POWERMATIC2

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *