Puertas peatonales metálicas con decoración en acero inoxidable. El acero es un buen material de construcción, ya que presenta una elevada resistencia a la tracción y a la flexión. Es un material duro, que no se raya con facilidad, y tenaz, es decir, tiene una gran resistencia a los golpes.

Los cuatro tipos de acero inoxidable son:

  • 304: para zonas de interior.
  • 316: para zonas de alta salinidad, cercanas al mar.
  • 316L: para uso alimentario.
  • Dúplex: más resistentes y que permiten grosores más finos para un misma consistencia.

Resistencia a la corrosión

Esta característica lo convierte en un material especialmente indicado para su contacto con agentes atmosféricos que puedan someter al acero convencional a corrosión, como, por ejemplo, acero inoxidable para puertas.

Otras características que merece la pena destacar son su alta capacidad estética, su relativamente bajo coste, la facilidad de su fabricación, sencillez de limpieza y su resistencia a las altas temperaturas.

Son muchas las ventajas del acero
  • Higiénico
  • Fácil de limpiar, resistente a disolventes y otros productos de limpieza.
  • Duradero.
  • Inalterable.