Invertir en un sistema de videovigilancia o cámaras de seguridad es la mejor decisión para aumentar la seguridad.

Los nuevos sistemas de CCTV ofrecen innumerables posibilidades como:

  • La grabación automatizada
  • La generación de alertas en caso de sabotaje,
  • La interacción con otros sistemas
  • La visualización desde cualquier ubicación con conexión a Internet, incluso desde un smartphone.

La actual normativa regulada por la Agencia de Protección de Datos permite la instalación de estos equipos a cualquier empresa de servicio. Rompe con la antigua normativa que solo permitía realizar instalaciones a empresas homologadas.

De este modo las grandes empresas podían monopolizar un sector aumentando los costes sin ninguna justificación. Desde la aparición de la Ley Omnibus las condiciones han sido modificadas.

Es por ello que si está interesado en la instalación de equipos de videovigilancia no es necesario que pague más del verdadero coste.