APERTURA DE EMERGENCIA EN PUERTAS AUTOMÁTICAS

desbloqueo puerta automática

No suele ser muy habitual, pero en algunos casos las puertas automáticas pueden fallar por diferentes motivos. Unas por corte de corriente, otras por averías eléctricas en el garaje o en el propio motor. Cuando estos fallo se ocasionan y estamos fuera, puede ser un problema menor sin mayor consecuencias. El problema mayor es cuando nos encontramos dentro del garaje y no podemos salir.

Ante está situación, tendremos que desbloquear la puerta y abrirla de forma manual. A continuación os detallamos como desbloquear, prácticamente, la mayoría de puertas automáticas existentes. Lo primero que tenéis que hacer es, siempre y ante todo, guardar la calma. En función del tipo de puerta, deberás actuar de la siguiente manera.

Desbloqueo en puertas abatibles.

Las puertas abatibles normalmente tienen una cerradura eléctrica que fija la puerta al marco para reforzar la seguridad. También los motores pueden disponer de un bloqueo adicional que suele desbloquearse al girar una llave o tornillo en situada en el mismo operador. Una vez liberada la cerradura tendrás que a abrir la tapa que puede existir en el motor y girar el tornillo para desbloquear y abrir manualmente las hojas.

Demostración: https://bit.ly/2BAfDZ7

Desbloqueo en puertas enrollables.

Las puertas enrollables suelen tener un bloqueo en el motor. Para poder desbloquearlo tan solo es necesario accionar el cable que suele estar en una taquilla por el exterior o en un pomo por el interior. Una vez accionado, tan solo tendrás que levantar la puerta; no obstante suelen ser pesadas y probablemente necesites la ayuda de alguien para poder abrirla.

Demostración: https://bit.ly/2PXgcVB

Desbloqueo en puertas correderas.

Las puertas correderas, en su mayoría disponen, una pequeña cerradura o tornillo en el frontal del motor que libera el movimiento de la hoja para poder abrirla a mano. Una vez desbloqueado, suele ser sencillo el movimiento de la hoja.

Demostración: https://bit.ly/2KBAFJE

Desbloqueo en puertas basculantes.

Las puertas basculantes son muy sencillas de desbloquear. En su gran mayoría, disponen de una cuerda en el carro de arrastre que tiene el motor y suele ser suficiente con tirar un poco de la cuerda para liberar el movimiento de la puerta. En caso que esté un poco dura, sería necesario que otra persona ayude un poco haciendo movimientos cortos de la puerta al mismo tiempo.

Demostración: https://bit.ly/2FIVT9R

Desbloqueo en puertas seccionales.

Su apertura en caso de avería es de las más sencillas. Tan solo tienes que buscar en la guía de transmisión una cuerda o manilla que al accionarla liberará al motor. Una vez desbloquees el motor debe abrirse con facilidad, a menos que tengas algún problema mecánico; en cuyo caso es mejor evitar la apertura y contactar con un técnico de confianza.

Demostración: https://bit.ly/2FIVT9R

Desbloqueo en puertas prelevas.

Las puertas prelevas pueden ser accionadas con diferentes tipos de accionamientos. Existen varios tipos de motores, aunque los más comunes pueden ser el motor de transmisión lateral y los motores articulados centrales.

En el caso de los motores con transmisión lateral, es necesario desenroscar el burlón que une la puerta y la transmisión. El tornillo puede tener un pomo o una cabeza hexagonal; una vez desmontado la puerta debería moverse con facilidad.

En el caso de motores centrales articulados disponen de un mecanismo de desbloqueo que se accionan haciendo girar en uno u otro sentido.

Si tras desbloquear el motor la puerta, ésta no se mueve, le recomendamos no forzar su apertura. A veces la puerta puede tener algún componente roto y abrirla a mano puede suponer un GRAVE PELIGRO para el usuario. En tal caso contacte con un técnico o empresa antes de correr ningún riesgo.

Demostración: https://bit.ly/2DXMxW3

¡Porque en la vida siempre hay solución!

AVERÍAS FRECUENTES EN LAS PUERTAS AUTOMÁTICAS

averías frecuentes en puertas automáticas

Son muchos los años que dedicados a la automatización de puertas y sistemas de seguridad. Después de tanto tiempo, en Powermatic solucionamos muchísimos tipos de problemas, algunos con mayor grado de dificultad que otros.

Con este artículo queremos mostraros las averías que frecuentemente se dan en las puertas automáticas y la manera de proceder ante ellas. Recordad que siempre es recomendable que un profesional cualificado os ayude para asegurarnos el perfecto funcionamiento de nuestra puerta.

Averías en Puertas Correderas.

El motor no funciona: si vemos que el motor de nuestra puerta no funciona, deberemos comprobar la entrada de alimentación al motor. Revisaremos también si hay fusibles fundidos o tal vez los cables estén fuera de sus clemas. No debemos de olvidar comprobar que los contactos de seguridad estén cortocircuitados y  que el emisor esté programado y enviando señal.

La puerta está cerrada y no podemos desbloquearla: tenemos que mirar que los finales de carrera esté actuando correctamente y que la puerta para sin presionar ni en la apertura ni en el cierre.

La puerta no abre ni cierra completamente: en este caso, tenemos que comprobar que la regulación de tiempos de maniobra de la puerta sea unos segundos superior a los realmente necesarios. Además, miraremos que los finales de carrera estén instalados correctamente. No podemos olvidar prestar atención, en todo el recorrido, al final de carrera.

Si cortamos el haz de la fotocélula y la puerta se detiene y cierra: tendremos que intercambiar entre sí los cables de apertura y cierre del motor, además de los finales de carrera.

El motor suena pero la puerta no abre ni cierra: primero tendremos que desbloquear la puerta y llevarla al centro. Pulsamos u comprobamos que la apertura y cierre del motor estén correctos, así como el final de carrera. Regulamos el embrague mecánico, electrónico y la fuerza.

La puerta se queda a mitad de recorrido: si el motor deja de funcionar, deberemos aumentar el tiempo de trabajo. Si se para la puerta pero el motor sigue funcionando,  debemos regular la fuerza (mecánica o electrónica) y comprobar que no haya ningún obstáculo.

Averías en Puertas Abatibles.

El motor/motores no funciona:  deberemos comprobar la entrada de alimentación al motor. Revisaremos también si hay fusibles fundidos o tal vez los cables estén fuera de sus clemas. Comprobamos que los contactos de seguridad estén cortocircuitados y  que el emisor esté programado y enviando señal.

Un motor abre y el otro cierra: intercambiar los cables de la apertura y cierre del motor. Para saber cuál es el correcto, tendremos que ver los leds de maniobra o esperar al cierre automático.

Si cortamos el haz de la fotocélula y la puerta se detiene y cierra: tendremos que intercambiar entre sí los cables de apertura y cierre del motor o motores.

Las puertas no cierra: comprobar que las fotocélulas están conectadas correctamente. Además verificar que están alineadas y que la señal llega al cuadro de maniobras. En caso de no estar instaladas, comprobaremos que las entradas correspondientes de seguridad estén punteadas.

Las puertas se paran a mitad de recorrido: tendremos que regular el tiempo de maniobra, al menos, dos o tres segundos por encima de lo necesario para realizar la maniobra completa.

La puerta no abre ni cierra completamente: comprobaremos el ajuste de fuerza hidráulica y/o electrónica. Verificaremos que no existan puntos de rozamiento en el recorrido de la puerta. No podemos olvidar comprobar que las cotas de instalación están colocadas correctamente.

Averías en Puertas Basculantes.

La puerta no funciona: comprobaremos primero la entrada de alimentación del motor. Además, tendremos que comprobar que no hay fusibles fundidos o cables fuera de las clemas. También verificaremos que el emisor esté programado y envíe señal. Finalmente, miraremos que los contactos de seguridad estén cortocirucitados.

El motor se para en la bajada y vuelve a subir: tendremos que comprobar el ajuste de fuerza del motor, así como que la puerta no tenga ningún obstáculo en su recorrido. Por último, revisaremos los finales de carrera.

Averías en Puertas Basculantes Contrapesadas.

La puerta no funciona: deberemos comprobar la entrada de alimentación al motor. Revisaremos también si hay fusibles fundidos o tal vez los cables estén fuera de sus clemas. No debemos de olvidar comprobar que los contactos de seguridad estén cortocircuitados y  que el emisor esté programado y enviando señal.

Al abrir o cerrar el motor sigue funcionando: tendremos que regular los finales de carrera.

La puerta no cierra: comprobaremos que las fotocélulas están bien conectadas, alineadas y que la señal llega al cuadro de maniobras. En caso de no estar instaladas, miraremos que las entradas correspondientes de seguridad estén punteadas.

La puerta baja a trompicones: verificaremos que la puerta está correctamente equilibrada; añadiendo peso si fuese necesario.

El motor suena pero la puerta no sube: tendremos que comprobar que la puerta está equilibrada y añadiendo peso si fuese necesario.

Avería en barreras.

La barrera no funciona: hay que comprobar la entrada de alimentación al motor, que no haya fusibles fundidos o los cables estén fuera de sus clemas. Además, miraremos que el emisor esté programado y envíe correctamente su señal, así como que los contactos de seguridad estén cortocircuitados.

La barrera no abre: verificar el muelle de compensación, las conexiones del motor y finales de carrera.

La barrera no cierra: tenemos que ver que las fotocélulas estén conectadas correctamente, alineadas y que la señal llegue a al cuadro de maniobras. En caso de no estar instaladas, comprobaremos que las entradas de seguridad correspondientes estén punteadas.

La barrera baja o sube a trompicones: deberemos de regular el muelle de compensación.

LAS CLAVES DEL MANTENIMIENTO DE UNA PUERTA AUTOMÁTICA

mantenimiento puerta automática

Cuando nos instalan una puerta y vemos que todo funciona correctamente nace en nosotros una idea: hasta el final de los días la puerta va a funcionar exactamente igual. Tendemos  despreocuparnos de ella y pasamos por alto los síntomas que nos avisan de que algo no está marchando bien.

Tras muchos años de experiencia, en Powermatic hemos elaborado una serie de pasos a seguir para que tú, como propietario, pueda valorar la situación de tu puerta. Sobra recordar, que las puestas a punto y averías siempre deben de ser realizas por un técnico profesional del sector. Aun así, nosotros mismos podemos descubrir si algo está fallando.

LIMPIA LAS ZONAS ALEDAÑAS

Las puertas automáticas suelen acumular, debido a su situación exterior, una gran cantidad de polvo y residuos de la calle. Esto puede contribuir a su mal funcionamiento. Por ello, desde Powermatic siempre recomendamos que se tome como rutina, la limpieza de toda la zona alrededor de la puerta. Sin duda alguna alargarás su vida útil.

LA LUBRICACIÓN ES UNA DE LAS CLAVES

Prepárate para agudizar bien el oído, porque ese será uno de los ejercicios habituales. En el funcionamiento de una puerta hay muchos elementos que están en contacto constante. Por ello, es fácil que con el transcurrir del tiempo estas piezas pierdan su lubricación. Es ahí cuando estaremos atentos a posibles ruidos extraños, anteriormente inexistentes, cada vez que usemos nuestra puerta automática. Presta atención, localiza la zona y contacta con un profesional. Ellos saben que material se necesita para lubricar mejor cada zona.

CUIDADO CON LA HUMEDAD

Alguno de los elementos electrónicos de nuestra puerta pueden encontrarse directamente ala intemperie, sin ningún tipo de protección. Estas piezas quedan expuestas a altas temperaturas y sol en verano, así como heladas o lluvias en invierno. Estas condiciones climatológicas pueden causar daños en las carcasas y fundas  de los cuadro de maniobras o las fotocélulas. Comprueba visualmente que no hay rotura o pequeña fisura por donde pueda entrar humedad. En caso afirmativo, no dudes en contactar con un servicio técnico lo antes posible.

 

Ya sabes, crea unos hábitos para tener siempre tu puerta automática lista y a pleno rendimiento. Y si te surge cualquier problema o urgencia, en Powermatic estamos encantados de ayudarte.

 

NORMATIVA PARA PUERTAS AUTOMÁTICAS

¿Sabes si la puerta de tu comunidad de vecinos cumple todos los requisitos que marca la normativa para puertas automáticas comunitarias?

Qué debes tener en cuenta

Lo primero es saber si la puerta se instaló antes o después de mayo del año 2005, fecha en la cual se produjeron los cambios en la ley sobre puertas de garaje comunitarias. A partir de ese año la puerta automática instalada ya sea de tipo basculanteseccionalcorrederabatiente o enrollable debe ajustarse a la normativa.

Si el portón es anterior a la fecha que indicamos pero ha sufrido modificaciones en alguno de sus componentes de importancia para la seguridad, puesta en marcha, estructura, transformación de la puerta, …etc. deberá tenerse en cuenta lo siguiente:

  • Si la instalación fue anterior a mayo de 2005,  entonces solo se obligaba a cumplir con las Directivas de Máquinas (DM), Baja Tensión (DBT) y Compatibilidad Electromagnética (DCEM) vigentes del momento.
  • Y a partir de 2005 debían cumplir con la Directiva de Productos de Construcción (DPC). Lo que conlleva la obligación del marcado por la CE y conformada con los requisitos que marcaba la normativa en el momento del montaje de la puerta.
El marcado CE

La AEPA, Asociación Empresarial de Puertas Manuales y Automáticas, se encarga de informar a los usuarios y profesionales de puertas industriales y residenciales sobre la legislación relacionada con el marcado CE de las mismas. Y por ley se requiere cumplir unos criterios para la correcta aplicación del marcado CE en las puertas industrialescomerciales, de garaje y portones.

Así mismo, desde AEPA velan por la seguridad de los cerramientos automáticos y manuales e informan de la documentación necesaria y exigible para cumplir la normativa vigente.marcado CE normativa puertas automáticas

Partimos de que las prestaciones mecánicas de una puerta de garaje comunitaria ya deben estar aseguradas desde fábrica y posterior instalación. Deben quedar sujetas a mantenimiento para un número de ciclos de maniobra que señala el fabricante siempre de acuerdo con la norma UNE.

Los responsables de las cancelas motorizadas de ‘nueva fabricación’ deben hacerse cargo de comprobar y garantizar el cumplimiento de las Directivas: DM,DBT y DCEM.

Responsabilidades en caso de accidente

En general el propietario de la puerta va a responder de los daños que esta cause a terceros conforme al artículo 1.902 del Código Civil, cuando estos se ocasionen por acción u omisión, interviniendo culpa o negligencia.

El que la puerta no esté dotada de los elementos de seguridad a disposición del mercado según el estado de la técnica será considerado como negligente por los Juzgados y Tribunales, condenando al propietario, pues el baremo que se utiliza para sancionar una conducta es la del comportamiento del “buen padre de familia”, y se considerará como negligente el no adoptar aquellas medidas de seguridad al alcance del titular, sin un sacrificio notable, que hubieran impedido el siniestro.

La responsabilidad se podrá deducir también en  base al artículo 1.907 del Código Civil que declara la responsabilidad del propietario del edificio que se arruina  en todo o parte por falta de las reparaciones necesarias.

No obstante, si tuviéramos contratado el mantenimiento a una empresa  conservadora y ocurre un accidente, la Comunidad de Vecinos puede tratar de derivar la responsabilidad de ese siniestro al mantenedor en base al art.1.101 del Código Civil por responsabilidad contractual, demostrando que el mantenedor ha incumplido las obligaciones de su encargo o lo ha ejecutado en forma negligente, con la ventaja de que es de cargo del mantenedor el demostrar que ha cumplido con diligencia su trabajo.

Sanciones

La conducta podría incidir  en el ámbito penal en caso de imprudencia grave y resultado de muerte conforme al art. 142 del Código Penal que establece que el que por imprudencia grave causare la muerte de otro, será castigado como reo de homicidio imprudente, con la pena de prisión de uno a cuatro años. En supuestos de imprudencia leve el infractor es castigado con pena de multa. Además de la responsabilidad penal el infractor será condenado a satisfacer las responsabilidades civiles que se establezcan.

¿Es obligatorio tener suscrito un contrato de mantenimiento por el propietario de la puerta de garaje con un mantenedor?

No es obligatorio, pero nuestro servicio para las comunidades de vecinos muestra un mayor número de ventajas.

La norma UNE-EN 12635:2002 + A1: 2009 remite para las operaciones de mantenimiento a las instrucciones que el  fabricante dé al respecto, y señala que  ciertos trabajos de reparación y mantenimiento deben llevarse a cabo por profesionales cualificados.

La contratación de estos profesionales se puede efectuar en forma totalmente libre por el propietario, realizándola para cada acto de mantenimiento, sin necesidad de suscribir un contrato de carácter permanente y de renovación periódica.

Un contrato de mantenimiento libera a la comunidad de vecinos de posibles responsabilidades en la mayoría de las situaciones, ya que desde el mismo momento de sus suscripción,  la responsabilidad pasa al mantenedor, que es el encargado de realizar las inspecciones en la forma y fecha establecidas. Además se  evita establecer la fechas del mantenimiento por la propia comunidad ,derivando esta responsabilidad sobre el mantenedor, siendo este el responsable de su cumplimiento.