COMPONENTES DEL SISTEMA CCTV A TENER EN CUENTA

componentes sistema CCTV

Enfrentarnos a los componentes que conforman un sistema de videovigilancia puede resultar bastante lioso, pero necesario. Conocer sus características, sus potenciales y funciones es esencial para lograr nuestro objetivo: aumentar la seguridad.

En este artículo nos detendremos en alguno de los elementos del sistema CCTV para ver sus prestaciones y las diferentes opciones existentes. Una pequeña guía para entender si un presupuesto se adapta a nuestras necesidades o no.

TU CÁMARA CCTV

La cámara es el componente más visible de un sistema CCTV. Su evolución tecnológica ha sido rapidísima, por lo que en el mercado podemos encontrarnos un sin fin de opciones. Para no perdernos mucho, os señalamos las características a tener en cuenta cuando buscamos nuestra cámara:

  • Alimentación: podemos encontrar cámaras que van a 200VCA, 24VAC o 12VCC. Hay que estar atentos a este dato para no equivocarnos.
  • Tipo de sensor: diferenciaremos entre sensor CCD, capta blanco/negro, y el CMOS que capta blanco, negro y/o infrarrojos.
  • Resolución: mide la calidad con la que se reproducen los detalles finos de una escena, es decir, la definición de la imagen. La resolución estándar de una cámara de videovigilancia es de 420TVL(líneas de televisión), la cual está por encima de la media de las cámaras de vídeo.
  • Sensibilidad: nos indica la cantidad mínima de iluminación, que necesita una escena, para obtener una señal de vídeo. Se mide en LUX. Tendremos que pensar dónde colocaremos la cámara y qué queremos captar para elegir una cámara con sensibilidad adecuada.
  • Lentes: la elección de una lente u otra dependerá de la distancia entre la cámara y lo que queremos captar, así como la iluminación en la escena. Podemos distinguir:
    • Iris fijo: cámaras perfectas para espacios interiores donde la luz es constante.
    • Iris variable manual: cámaras usadas en espacios interiores donde se producen variaciones entre la luz existente y la proveniente del exterior.
    • Autoiris: cámaras perfectas para espacios exteriores donde éstas se autorregulan para obtener siempre una buena calidad, sin importar la iluminación.
    • Fijas: las cámaras con lentes fijas pueden elegirse cuando hemos definido fehacientemente que la lente es la correcta. Después no hay opción a modificación.
    • Varifocales: cuando el campo de visión es inseguro y debemos colocar primero el sistema para definirlo, recurriremos a las cámaras varifocales. Éstas permiten modificaciones posteriores.
    • Zoom: perfectas para cuando se necesitan captar imágenes cercanas y lejanas alternativamente.

VISIONAR LAS IMÁGENES

Otro de los componentes esenciales en el sistema de CCTV son los monitores.  Sin tener tantas opciones como en las cámaras, hay varios elementos que debemos tener en cuenta. La división básica que nos encontramos son:

  • Blanco y negro: monitor que permite una mejor resolución.
  • Color: los monitores a color nos permiten visualizar mejor los objetos.

Si lo que buscamos es visualizar muchos detalles en la imagen, necesitaremos una mayor resolución y por tanto un monitor en blanco/negro. Por el contrario, si lo que queremos es identificar objetos y/o personas, nos decantaremos por el monitor a color.

El tamaño de los monitores también es un elemento a tener en cuenta. La medición se realiza en pulgadas y se toma en cuenta el tamaño diagonal del monitor. Los tamaños más utilizados son los de 9″ (23cm) y 12″ (31cm). Existen monitores más pequeños, de 5″ y 7″, que son utilizados en los sistemas de observación.

La visualización de varias cámara a vez en un mismo monitor es posible gracias a los compresores QUAD y multiplexor. Esta tecnología primero digitaliza la imagen y después la comprime en cada uno de los cuadrantes creados.  Se sincroniza la señal y podemos ver de manera simultánea 4 cámaras en un monitor.

LA TRANSMISIÓN DE LA IMAGEN

El sistema de CCTV consta de diferentes componentes conectados entre sí. Esto no significa que cualquier cable sea adecuado, cualquier lugar sea idóneo para colocar los cables, o que sea necesario contar con cables.

Dicho lo dicho, la transmisión de imágenes podemos realizarla por:

  • Cable coaxial: este cable se compone de un blindaje que evita las interferencias electromagnéticas superiores a 50kHz. Si utilizamos este cable, recomendamos colocarlo, al menos,  30cm separado de otros cables que transmitan energía.  La interferencia se verá reflejada en el monitor con la aparición de barras horizontales que se desplazan de arriba a abajo.
  • Cable trenzado por UTP: cable usado en aquellas instalaciones donde la distancia entre los componentes alcanza los 200 metros. Con un solo cable podemos conectar hasta 4 cámaras. Si lo usamos en sistemas con cableado superior a 70 metros, lograremos reducir el coste de la  instalación.
  • Enlace inalámbrico: este sistema permite la transmisión de imágenes a una distancia entre 100 y 800 metros. La frecuencia que se utiliza habitualmente está entre 1GHz y 10 GHz. Aunque el ancho de banda dependerá del fabricante, entre 6MHz y 7MHz es suficiente para transmitir una imagen de calidad.

EQUIPOS DE GRABACIÓN

Entre los equipos de grabación nos encontraremos dos grandes grupos:

  • Analógico: por más que tengamos un sistema que grabe de forma digital, no dejamos de tener un sistema analógico siempre y cuando la transmisión de la señal se realice por cable.
  • Digital: ofrece ventajas como poder ver las imágenes desde diferentes ubicaciones, sin necesidad de cablear una red de monitores.

Con la incorporación de componentes como el multiplexor, podremos ver hasta 32 cámaras en una misma pantalla. Todo ello de manera simultánea.

CARACTERÍSTICAS ESENCIALES

Vamos a hacer repaso a las características esenciales que debes tener en cuenta a la hora de elegir los componentes de tu sistema de CCTV:

  • Cantidad de cámaras que acepta el equipo.
  • Cantidad de imágenes por segundo que permite grabar.
  • Capacidad de almacenamiento que admite.
  • Tipo de entrada de grabación de audio.
  • Detección de movimiento por vídeo.
  • Grabación por fecha, día y hora.
  • Entrada de alarma.
  • Tamaño de la imagen grabada: 160x120px, 320x240px, 640x480px.
  • Tipo y cantidad de salidas por monitor.
  • Conexión remota por red: puede ser por web browser o por el software del cliente.
  • Opción de grabaciones de la cámara a distintas velocidades.
POWERMATIC2

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *