NOS ADELANTAMOS A LA ÉPOCA DE LLUVIAS

LLUVIAS

Después de un maravilloso verano, de sol, buen tiempo y disfrute, nos acercamos al otoño. Si por algo es conocida esta época del año, es por la gran cantidad de lluvias que se producen. Si contamos con una puerta automática en nuestra vivienda y/o comunidad, el otoño se convierte en un reto. Septiembre es un buen mes para ponernos manos a la obra y evitar problemas mayores.

Realizar una puesta a punto antes de comenzar la temporada de inestabilidad climática resulta esencial. En este artículo te vamos a contar que elementos, de nuestra puerta,  han de ser repasados y qué no debemos de olvidar poner a punto para disfrutar de un otoño apacible y sin quebraderos de cabeza.

MOTOR Y AUTOMASTICOS

El cerebro y corazón de nuestra puerta automática, el motor y el cuadro de maniobras. Revisar su programación para ajustar sus aperturas y cierres resulta esencial. Hemos de comprobar además, sus conexiones y carcasa en busca de alguna rotura que rompa con la estanqueidad necesaria.

Otros elementos que también deberemos revisar son los elementos de seguridad con los que cuente nuestra puerta. Es de vital importancia que la fotocélulas o las bandas de seguridad estén en perfecto estado y respondan ante una situación de riesgo. Someterlos a una limpieza profunda y varias comprobaciones en su funcionamiento nos dará más tranquilidad.

CABLEADO

Muchos de los problemas que dan las puerta automáticas tienen su origen en el mal estado del cableado. Hay elementos, como son la humedad o los roedores, que afectan al deterioro del mismo. Por ello, nosotros siempre recomendamos hacer una revisión ocular del estado del cableado y al menor indicio de posibles daños, realizarle un saneamiento. Sin duda, evitaremos futuros problemas y mejoraremos las prestaciones de nuestra puerta.

LIMPIEZA GENERAL

Después de varios meses de verano, entorno a nuestra puerta es muy común que se acumule suciedad ambiental, grasa antigua, polvo, etc. Si a todo esto le sumamos una jornada de lluvias, nuestra puerta automática tendrá grandes problemas de funcionamiento. Nosotros recomendamos mantener saneada y limpia todo el área de la puerta.

NIVEL DE HUMEDAD

La humedad y la electrónica no son buenos amigos. Siempre vamos a contar con un nivel de humedad ambiental, pero es nuestra labor intentar que este nivel esté lo más bajo posible. Este trabajo se intensifica más si nuestros motores se encuentran enterrados. En este caso, es muy importante revisar contantemente la estanqueidad de la carcasa que recubre el motor. A la más mínima fisura, debes contactar con tu empresa de mantenimiento, de confianza, para que te reemplace la carcasa por una nueva.

REVISIONES

Realizar un par de revisiones y puesta a punto a lo largo de año nos ayudará a largar la vida útil de nuestra puerta y todos sus elementos. No olvides recurrir siempre a mano de obra cualificada para afrontar este tipo de trabajo, por lo que contar con una empresa de mantenimiento de confianza es un punto clave.

 

Preparase para las lluvias y disfrutar del otoño no es tan difícil.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Call Now Button