EN ÉPOCA DE LLUVIAS VIVE TRANQUIL@

lluvias y puerta automáticas

Las lluvias han llegado a España, aunque esta vez antes de tiempo. Con el clima mediterráneo predominando nuestro país, se avecinan la temporada de lluvias. Debemos tener en cuenta que el otoño y la primavera son las estaciones lluviosas y por tanto, antes de que lleguen tenemos que estar preparados para afrontarlas con tranquilidad y sin sobresaltos.

Ante lo acaecido en los últimos días, con episodios de “gota fría” o DANA, no encontramos impotentes; hablamos de tal cantidad de agua que resulta complicadísimo poder salir de estos fenómenos atmosféricos sin daños colaterales algunos. Pero más allá de estos eventos excepcionales, podemos hacer frente al agua sin problema alguno.

En Powermatic os traemos una serie consejos que os ayudarán a evitar que las lluvias, sin importar su magnitud, supongan un dolor de cabeza y de bolsillo.

LIMPIEZA

La limpieza en las zonas cercanas a las puerta automáticas es un elemento clave para la conservación y buen funcionamiento de su automatización. Con el paso del tiempo podemos ir acumulando suciedad, restos de hojas, etc. que pueden afectar directamente en el movimiento y elementos de nuestra puerta. Si no mantenemos ese área limpia y despejada, unas pocas gotas convertirán la acción de nuestra puerta en un imposible.

ESTANQUEIDAD

Muchos elementos electrónicos de nuestra puerta se encuentra expuestos a las inclemencias de tiempo o bien pueden estar soterrados en el suelo. Revisar las coberturas de estos elementos resulta esencial. No podemos perder la estanqueidad de éstos ya que pueden causar graves y caros daños en nuestra puerta. Recordad que el sol debilita las carcasas por lo que os recomendamos cambiarlas cada cierto tiempo.

REVISIÓN

Suele ser la gran olvidada, y al igual que de manera anual revisamos técnicamente nuestro vehículo, o ponemos a punto las ruedas y los filtros para un largo viaje, nuestra puerta también necesita ser revisada. Aunque lo recomendable es realizarla cada 6 meses; al menos 1 vez al año debéis ayudar a vuestra puerta con una pequeña puesta a punto. Engrase, análisis de los elementos de roce, etc prologarán la vida de vuestra puerta mucho más de lo imaginado.

ELEMENTOS AFECTADOS

Ante las lluvias, las puertas cuentan con elementos que están mucho más expuestos que otros,  y por tanto hay que tenerles especial consideración.

Las fotocélulas, que nos ayudan a evitar accidentes y que una puerta se cierre al paso de un vehículo o persona, sufren mucho las lluvias. Puede que nuestra puerta se quede abierta y no cierre por el simple hecho de que cuenten con una excesiva cantidad de gotas en sus sensores. Límpialas con un paño seco y adiós al problema.

La puerta como elemento exterior de la casa está 100% expuesta a todo lo que acontezca. Elegir bien el material que la componga o en su defecto una buena protección del mismo es clave. Recomendamos 100% usar aluminio aunque su coste sea mayor; a la larga saldremos ganando.

La estanqueidad la vimos anteriormente relacionada con los motores, aunque tenemos que aplicarla también a otro elementos como el cableado. Debemos revisar bien que todo el sistema de cables no se hayan deteriorado para evitar cortocircuitos en nuestra puerta.

Con prevención y buen criterio lograremos que la lluvia nunca sea un enemigo para nuestra puerta.

POWERMATIC2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *